miércoles, 1 de junio de 2011

Bloque 4. Participación y ciudadanía democrática

Capacidad de los miembros de una sociedad para elegir a sus gobernantes.

En las sociedades democráticas los ciudadanos pueden elegir a sus representantes, influyendo en la vida política y conformando una sociedad atenta y vigilante de los actos del gobierno.

El derecho al voto fortalece la identidad nacional y al estado. Ejercerlo es una forma de integrar la voluntad general y una expresión de la soberanía popular. Votar es un deber para con la comunidad en la cual nos desarrollamos.

La conformación de un estado laico

Estados teóricos en los que las personas no seguían los lineamientos del poder eran encarceladas, torturadas e incluso ejecutadas.

El estado laico, independientemente de cualquier creencia religiosa, es una condición para una convivencia respetuosa. Sin estado laico no hay democracia.

Solo en un estado laico es posible la pluralidad, tolerancia y la manifestación de cualquier creencia.

Además de mantenerla separación entre el estado y la iglesias, el laicismo implica reconocer la soberanía del pueblo y la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Un estado laico también asegura la libertad de conciencia, de pensamiento, de creencias, de culto, de expresión y de asociación.

El triunfo del estado laico se consolidó mediante muchas luchas populares y sus principios quedaron plasmados en la constitución de 1917.

El sufragio efectivo y la no reelección.

En México, Francisco I. Madero es la máxima figura representativa del sufragio efectivo y la no reelección. Tras 30 años de la dictadura de Porfirio Díaz, surgió entre los sectores más progresistas de la sociedad mexicana.

Porfirio Díaz comprobó que la reelección propiciaba que el poder se concentrara en unas cuantas manos y se estableciera un régimen autoritario en el que los ciudadanos no tenían voz ni voto.

La no reelección se hizo posible el debate público de ideas: mismo que enriquece la vida democrática. Con el sufragio efectivo y la no reelección nadie tiene el poder asegurado de antemano, ni por herencia ni por tradición.

El sufragio efectivo significa el respeto por la voluntad popular.

Lo que se define en las votaciones es el destino de una nación, el rumbo que esta nación tomará.

El sufragio efectivo y la no reelección son resultado de una conquista histórica que debemos aprender y defender como un paso singular en la construcción de la democracia.

El reconocimiento del voto a las mujeres.

Durante mucho tiempo se tuvo la convicción de que el lugar natural de la mujer era el hogar y su tarea principal era cuidar de sus hijos.

En México, destaca particularmente la participación de las maestras, quienes a principios del siglo XX empezaron a incursionar en la cultura, la política y otros ámbitos.

Un grupo importante de mujeres participan en la revolución de 1910; organizaron el primer congreso feminista en Yucatán en 1916; apoyan al constitucionalismo.

A partir de la lucha por el reconocimiento de las mujeres como sujetos a derechos políticos y personas dignas de ser respetadas, ha sido posible plantear que las mujeres y los hombres podemos cumplir tareas distintas dentro de la sociedad.

La participación social, política y económica de las mujeres enriquece la convivencia, permite que los puntos de vista femeninos y masculinos se combinen t contribuye a crear un ambiente de respeto y tolerancia.

Componentes del estado mexicano: Población, Territorio. Gobierno.

Población: Es un grupo de personas que forman parte de un territorio. En México, existen 2 tipos de población: la nacional y la extranjera.

Territorio: Es el espacio geográfico en el que se ejerce el poder. El territorio mexicano comprende la superficie continental; varias islas, el mar territorial que son 12 millas náuticas desde la costa; el espacio aéreo y el subsuelo. El articulo 42 de nuestra constitución establece claramente los límites del territorio de nuestro país.

Gobierno: Es la organización administrativa y política del estado. Existen gobiernos monárquicos, teocráticos y republicanos. El gobierno cumple muchas funciones: establece las leyes de convivencia; en el se deposita la soberanía del estado, y es el encargado de aplicar la política del mismo.

El gobierno mexicano como una republica democrática, representativa, sustentada en la división de poderes y en el federalismo.

México es una república porque el poder se deposita en 3 poderes: Ejecutivo, legislativo, Judicial. El poder ejecutivo esta representado por el presidente; El legislativo por las cámaras de diputados y senadores y El judicial por los jueces. Los cargos de poderes ejecutivos y legislativos son resultado de elecciones en las que participan los ciudadanos. Existen 2 tipos de republica: Centralista: en esta, los poderes legislativo, ejecutivo y judicial se aplican de manera directa e inmediata en todo el territorio nacional.

En esta, se le otorga autonomía a los estados y cada identidad cuenta con los diferentes poderes.

La presidencial es la que tenemos en México y consiste en la elección de un presidente mediante el voto y la parlamentaria.

El principio de soberanía popular.

Ser soberanos tiene básicamente 2 significados: que no reconocemos ningún poder por encima del poder político del estado, y que somos los propios mexicanos quienes decidimos la forma de gobierno que queremos.

El artículo 39 de nuestra constitución se refiere a la soberanía.

Articulo 39. La soberanía nacional residen el pueblo. Todo poder dimana del pueblo y se constituye para beneficio de este. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Juárez escribió un mensaje memorable en defensa del concepto de soberanía.

México es un país soberano y por eso ninguna nación extranjera puede opinar y ordenar la manera con que debe gobernarse aquí. Los únicos que pueden decidir son los mexicanos. La soberanía se refiere al poder que tiene el pueblo mexicano para decidir respecto de lo que ocurre en nuestro país.

El papel de las leyes y instituciones en el funcionamiento y la cohesión de la sociedad.

Para vivir en sociedad requerimos reglas y acuerdos que regulen la manera de relacionarnos. Las leyes son acuerdos sociales escritos que reglamentan la convivencia y establecen lo que se permite y lo que se sanciona dentro de una sociedad.

Las leyes deben ser:

Claras: para que sean entendidas por todos.

Justas: para buscar armonía social.

Obligatorias: ya que no todos los integrantes de una sociedad tiene el mismo espíritu de compromiso y colaboración.

Las leyes están subordinadas a determinados valores como son la libertad, la igualdad y la justicia.

Las instituciones son la estructura mediante la cual las personas se relacionan para lograr un beneficio común.

Otras institución fundamental es la escuela, que prepara a las nuevas generaciones para que conozcan y aprecien su cultura y la cultura universal.

Cultura de la legalidad y vías legales para la participación democrática.

La cultura de la legalidad se refiere a la necesidad que tienen los ciudadanos de conocer las leyes que los rigen, los derechos y las obligaciones que tienen, para vigilar y exigir su cumplimiento.

Participación política directa: Ésta se da cuando las ciudadanas participan en la toma de decisiones mediante alguno de los siguientes mecanismos.

Plebiscito: Es una consulta que se aplica a la ciudadanía acerca de alguna acción que no ha sido consumada.

Referéndum: Mediante éste, la ciudadanía expresa su aprobación o rechazo hacia una ley.

Iniciativa popular: La ciudadanía presenta propuestas de leyes o de cambio de las mismas a los legisladores.

Audiencia pública: Por medio de ella, un grupo de ciudadanos propone a las autoridades la aprobación y la adopción de ciertos acuerdos.

Votación: Ésta se utiliza para elegir a determinados representantes: el presidente, los senadores y los diputados.

La participación política indirecta es la que ejerce la ciudadanía al elegir representantes del gobierno.

Los partidos políticos y las elecciones democráticas.

Un partido político es una asociación de ciudadanos que comparten un conjunto de principios e ideas y buscan competir por el poder político.

Los partidos representan un espacio importante para la participación política de los ciudadanos, pues por medio ellos la ciudadanía tiene acceso al poder de manera legal.

Los partidos requieren:

Una organización.

Una ideología.

Un programa de acción.

Estatutos.

Un número de afiliados.

Los partidos políticos requieren organizarse antes de las elecciones para dar a conocer sus propuestas.

Las elecciones son fundamentales en los sistemas democráticos. Por medio de ellas la ciudadanía se pronuncia para elegir un representante.

Las obligaciones gubernamentales para con los ciudadanos y para el desarrollo social en los niveles federal, estatal y municipal poder para impartir la justicia de manera efectiva. Nuestra República está organizada en 3 niveles: federal, estatal y municipal.

El nivel federal es el que se aplica en todo el territorio nacional y tiene su sede en el Distrito Federal.

El nivel estatal es el que se aplica a las entidades, las cuales tienen derechos y la obligación de gestionar sus propias leyes.

El municipal es el nivel local.

La legitimidad de la autoridad democrática a través de la rendición de cuentas y de la transparencia en el desempeño del gobierno y de las instituciones del estado.

Una autoridad es legítima cuando llega al poder mediante un proceso electoral limpio y transparente.

En México, el ejercicio del poder a tenido cambios importantes. La preocupación por la educación ciudadana desde la escuela y desde distintas organizaciones sociales a dado frutos.

El apego a la legalidad asegura el sano desempeño del gobierno y de las instituciones del estado; los ciudadanos pueden comprobar que se actúa conforme a la ley y estar seguros de que se cumplen las condiciones para vivir en un Estado de derecho.

Estos esfuerzos aún no generan resultados, en parte por su reciente creación, pero además porque aún no contamos una cultura de rendición de cuentas.

Comportamiento ético del gobierno y de los partidos políticos.

En un gobierno democrático es fundamenta establecer mecanismos legales que aseguren el comportamiento ético del gobierno.

El código de instituciones y procedimientos electorales, aprobado en 1990, es una de las instituciones que respaldan este derecho de la ciudadanía. En él establecen todas las condiciones que los diferentes actores deben cumplir para llevar a cabo elecciones. Los actores políticos en unas elecciones son los ciudadanos que emiten su voto; los que participan en las casillas; los partidos políticos, y los organismos gubernamentales que vigilan y coordinan las elecciones.

Al estar escritas, estas condiciones le permiten a la ciudadanía ampararse ate cualquier violación de las mismas.

En una democracia, los ciudadanos deben saber cómo se maneja un gobierno y éste debe asegurarle a la ciudadanía que puede rendirle cuentas de su actuación.

Diversas formas de organización colectiva. Organizaciones del estado y de la sociedad.

El estado y la sociedad tienen diversas formas de organización. En el caso del gobierno la organización incluye instituciones que aseguran ciertos servicios para la población, como el IMSS.

La sociedad también tiene formas de organización que atienden sus necesidades, pero tienen un alcance más limitado que las del gobierno porque están menos formalizadas.

Mientras que la participación política se restringe a los ciudadanos que pueden votar, la participación social es mas amplia.

Existen básicamente 4 formas de participación social:

Movimientos sociales.

Organizaciones no gubernamentales (OSC).

Instituciones de asistencia privada.

Organizaciones espontáneas.

Mecanismos y procedimientos para dirigirse a la autoridad.

En una democracia, la ciudadanía tiene la capacidad de exigir, de manera legal, que los servidores públicos cumplan con la función que les fue encomendada.

Las leyes, cuando se enfrentan con la realidad, muchas veces necesitan ser reajustadas para ser eficientes y cumplir con su propósito.

En una democracia deben crearse instrumentos de protección de la ciudadanía en relación con las autoridades que representan espacios de poder, puesto que, mal utilizados, pueden minar la propia democracia.


-Alejandro Güereña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada